La diplomacia al límite

Nuevo comienzo

“Los pescadores chilenos saben que fuimos detenidos no por robar ni matar, sino por trabajar”, le dijo un pescador peruano a una reportera de La República hace unos días. Ese hombre –su nombre es Amir Cruz- estaba en calidad de retenido por la Autoridad Marítima de Chile, porque fue encontrado echando redes en una parte del mar que los chilenos asumen como suya (la misma porción de agua que estuvo en disputa en La Haya). En realidad habían retenido a doce pescadores peruanos, y se les impuso multas que equivalen a más de S/. 60 mil, una cifra impagable para alguien que gana unos cuantos soles por pasarse la madrugada y parte del día echando redes al agua. ¿Qué hacía este grupo de peruanos mientras estaban retenidos? Esperar. ¿Y qué hacían sus colegas chilenos? Darles chamba en sus propios botes para ayudarlos a conseguir algo de plata para ir pagando la multa de a poquitos. ¿Por qué un pescador artesanal chileno apoyaría a otro hombre de mar, pero que es peruano, si se supone que compiten entre sí? Porque les nace ese sentimiento bastante elemental y por lo tanto escaso en personas sin sentido común, que se basa en la idea de que dos tipos con problemas similares y con necesidades iguales se complementan. No se separan porque se entienden. No se dividen porque se necesitan. Los gobiernos de Perú y Chile aún discuten aspectos relacionados al fallo de La Haya, casi un mes después de haber sido emitido. Los pobladores de Ilo, Tacna y Arica tienen su propia lectura, mucho más carnal y honesta, por cierto.

(Revista Somos, 22 de febrero de 2014)

Foto superior: Juan Ponce


La vida entre el encierro y el destierro

Acha es como un cuadrado de cemento en medio del desierto chileno donde no hay nada a varios kilómetros a la redonda; escaparte de ahí sería como escaparte de Alcatraz, solo que en vez de morirte ahogado te derretirías por el calor. En fin, Acha debe ser la cárcel sudamericana con la mayor cantidad de extranjeros dentro, y de estos casi todos son peruanos. Había como 500 peruanos cuando yo fui, y según dijo el director del penal cada día llegan dos o tres más. Casi todos por tráfico de drogas. Casi todos por apuros económicos. Casi todos por ‘soplo’. El reportaje que hice terminaba contando la historia de uno de ellos –Jorge More se llamaba-, un tipo de 50 años que ya había sido caserito en varias cárceles en el Perú. Con todo el pragmatismo que podía mostrar alguien que iba a pasar los próximos 5 años encerrado en una jaula en medio de la nada, Jorge me comentó que dentro de Acha las peleas son por el dominio de un pabellón, por la comida o por los cigarros, pero jamás por tonteras como la nacionalidad o que yo soy chileno y tú peruano. “Si me peleo es por algo que valga la pena. Qué importa de dónde venga uno, si igual todos estamos jodidos”, dijo mientras le tomábamos fotos con un pequeño cuadro de Sarita Colonia que le regalé.

(El Comercio, 17 de febrero de 2008)


Vivir frente a otro mundo

Alto Perú es el pueblo fronterizo más alto del país. Está ubicado en la sierra de Tacna, a 4.400 metros de altura; lo único que hay ahí es ichu y unas cuantas casitas de barro. El viento –heladísimo- es tan fuerte que si le gritas a alguien que está parado a 20 metros, no te escucha. Lo primero que hice cuando llegué, hace unos años, fue ir al colegio a buscar a Erasmo, el presidente de la comunidad que además era profesor. En la parte de arriba de la pizarra estaba escrita una frase como lema: “Todo por amor, nada por la fuerza”. Muy parecido en sonido y muy distinto en sentido al lema patrio chileno: “Por la razón o la fuerza”. Chile, por cierto, está justo al frente.

(El Comercio, 16 de marzo de 2008)


La epopeya de los libros

Fuera de “Epopeya”, de los poetas recitando en el Huáscar y de la marcha humalista en la frontera, la cuestión Perú-Chile tuvo un aire nuevo, por fin: las autoridades chilenas se comprometieron a devolver los libros robados durante los saqueos en la Guerra del Pacífico.

(El Comercio, 5 de abril de 2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: