La vida ajena y prohibida de un terrorista desertor

En 1989, una avioneta clandestina aterrizó en el desierto de Ica. Su misión consistía en recoger a un niño de unos seis años y llevarlo a un campamento senderista ubicado en el corazón de la selva central Su padre lo había mandado llamar.

Hasta aquel viaje iniciático, el niño no tenía nada, no tenía familia, no tenía nombre ni partida de nacimiento; oficialmente, el niño no existía. En la selva, por fin fue alguien, se convirtió en Jorge, un pionerito adiestrado para ser un feroz terrorista dispuesto a morir por los preceptos de la doctrina marxista-leninista-maoísta impuesta por Abimael Guzmán.

Con el tiempo, sin embargo, y con la caída del líder senderista, este grupo siniestro fue variando hasta adoptar su indefinida forma actual, igual de violenta y luctuosa pero alejada de cualquier ideología. Entonces, otro líder se había alzado: Víctor Quispe Palomino, alias José, el padre de Jorge.

Casi dos décadas después, solo, herido y profundamente traumado, Jorge decidió huir de las filas terroristas. Otra vez su vida cambiaba y, con ella, su nombre: ahora se llama Víctor Raúl y colabora con la Policía para atrapar a sus antiguos compañeros de armas, entre ellos, su padre.

Este es el primer capítulo del libro publicado por Editorial Planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: